Tal vez, puede pasar que tu perro està deprimido. ¿Como entenderlo y como curarlo?

0c0946bb-3f54-4e9e-a68e-55ac75ee4da7.jpg

Tal vez, puede pasar que tu perro està deprimido. ¿Como entenderlo y como curarlo?

Igual que los seres humanos, aunque parezca increìble, los perros también se deprimen algunas veces. La causa principal de la depresión canina es algún cambio drástico en su vida, por ejemplo, la llegada de un bebé a la familia, la adopción de otro perro, una mudanza o el divorcio de sus amos. Es posible tambièn que tu peludo amigo esté deprimido como consecuencia de un problema de salud (llévalo al veterinario) o porque está sufriendo alguna clase de estrés en su vida, el cual puede deberse a un entorno muy ruidoso (calle transitada, niños escandalosos) o alguna clase de maltrato (vecinos agresivos, otros perros).

Señales de que tu perro está deprimido

– Duerme más que de costumbre

– Tiene problemas para alimentarse o muestra alteraciones en su apetito

– Reacciona menos a tus caricias o a tus órdenes

– Se muestra menos ansioso por salir a pasear o incluso se niega del todo

– Está más gruñón e irritable cuando no suele ser así

– Parece sumergido en sus pensamientos, incluso cuando tratas de llamar su atención

– Se muestra indiferente ante cosas que le gustaban en el pasado (comida o juegos)

¿Como curarlo?

1.- Ten paciencia.

Si tu perrito está triste no querrá hacer muchas cosas y lo peor que puedes hacer es obligarlo a que las haga. No lo sacudas ni lo empujes bruscamente pues sólo aumentarás su soledad y tristeza internas.

2.- Dale su espacio

Provee a tu mascota de una camita donde nadie lo moleste, en una esquina tranquila de la casa y alejada del ruido. Cuando se sienta estresado, podrá refugiarse en su espacio y sentirse mejor.

Evita darle órdenes con mucha frecuencia y protégelo de los niños “molestones” ; explícales que su amigo está enfermo y necesita tranquilidad por ahora. Tampoco fuerces a tu perro a permanecer en contacto con visitas y extraños si no lo desea.

3.- Estímulos cariñosos

Si en algún momento sientes la tentación de sacudir a tu perro para hacerlo entrar en razón, ¡no lo hagas! Mejor estimúlalo cariñosamente para demostrarle que lo quieres mucho. Cepillarlo y acariciarlo son un buen medio para darle una sensación de bienestar físico , al tiempo que le permites conectarse con sensaciones externas agradables. No dudes en ponerle atención a tu perro con tanta frecuencia como te sea posible, pero evita saturarlo con tu presencia.

Si tu perro es de buen comer, aprovecha este gusto para proponer juegos que lo distraigan: un juguete hueco relleno de alimento, una pelota con croquetas escondidas, trozos de queso ocultos por el jardín, todo esto servirá para animarlo.

4.- Actívalo

Para complementar el punto anterior, fomenta el ejercicio de tu perro y ve aumentando poco a poco su duración e intensidad. Empieza con paseos tranquilos, después, recorre una distancia más larga, llévalo a correr e impúlsalo a moverse más sin sobrepasar sus límites físicos.

5.- Juega

Si notas que empieza a retomar su gusto por el juego, es una buena señal. Aprovecha la situación para invitarlo a divertirse juntos con la mayor frecuencia posible . Propicia que no abandone el juego lanzándole cosas que le guste comer o frotando un juguete duro con comida para impregnarle el sabor.

Daniele Barbieri

Fuente: Vida Y Estilo
dc25b900-2342-44e5-87d6-9232d9fb0190