Perros y gatos en el pesebre: ¿Por qué faltan?

eb2ce49f-0d71-4a71-a250-9f476f48b2b8.jpg

Perros y gatos en el pesebre: ¿Por qué faltan? | Dogalize

¿Has notado que en las representaciones tradicionales de la Natividad hay ovejas, gallinas, palomas, el buey y el asno, los camellos, pero no los perros y los gatos?.

¿Por qué? Hay razones bíblicas y históricas que proibian a estos animales estar en el pesebre.

Esto se debe al hecho de que los escenarios iconogràficos de la Natividad resalen al 1220, cuando, al parecer, nada menos que San Francisco de Asís, ideó una representación viviente del nacimiento sagrado del niño Jesús.

En ese momento istorico, los perros eran considerados totalmente impuros.

Los gatos en vez, eran sinónimo de brujería, y por esta razón durante mucho tiempo fueron expulsados y perseguidos.

Con el tiempo algunos pequeños perros, sobre todo en las últimas décadas, aparecieron entre los santones junto al pastor, pero de los gatos, en los pesebres tradicional todavía no hay pista.

Una leyenda latinoamericana pero narra que en el establo de Belén , además del buey y el burro había también una gata embarazada, que precisamente en la noche Santa , dio a luz a sus gatos. Después de dar los primeros auxilios a los cachorros, la gata llegó al pesebre y , con su piel suave, ayudó a calentar al niño Jesús.

Para agradecerle, la Virgen María, acariciándola con los dos dedos , le dio un signo distintivo en la frente , una M , en memoria de su nombre, María .

Por esto la tradición cuenta que en los pesebres latinoamericanos se utiliza tener un gato junto a los otros animales.

Nadia Calero Leon