El riesgo de filariosis está en aumento

filariosis

El riesgo de filariosis está en aumento

En los últimos años ha sido registrado el ensanche de las zonas a riesgo de filariosis (también conocida como enfermedad del gusano del corazón) y esto como resultado de los cambios climáticos y del aumento de la población de las mosquitos.

La filariosis es más frecuente en casi todas las zonas templadas y cálidas del mundo, pero el parásito se está adaptando a zonas de clima continental, en las que su transmisión se limita a las estaciones más cálidas.
Algunos factores aparecidos recientemente han cambiado el riesgo de transmisión de estas enfermedades de perros y enfermedades del gato.

El mosquito tigre transmite los gusanos del corazón del perro y el gato

La población de vectores (mosquitos) ha aumentado en número, pero sobre todo ha cambiado en su composición: Aedes albopictus (mosquito tigre) apareciò en Europa por primera vez en los años 90 y se ha convertido hoy en día, junto con los Culex pipiens tradicionales, la portadora principal de la filariosis.

La transmisión de la filoriosis en los perros se produce no sólo en la tarde

Mientras Culex es activo en la tarde y en la noche, el mosquito tigre es activo durante el día. Así que hoy, el riesgo de transmisión de la enfermedad cubre todas las 24 horas del día. La actividad continúa de las mosquitos aumenta el riesgo de contraer la enfermedad para gatos y perros.

La prevención sigue siendo fundamental

Sólo una simple picadura de mosquito es bastante para infectar a un animal sano.
Un gran número de perros todavía no está sujeto a ninguna prevención a la filariosis. Estos individuos constituyen una reserva de D. immitis y D. repens: los mosquitos recaudan de los perros no sometido a alguna prevencion las microfilarias que una vez convertidas en larvas infectantes, se transmitirá a otros perros, propagando filariosis y mantenendo alto el riesgo de infestación para perros y gatos.

Lo verdaderamente importante de esta enfermedad es la prevención.

Un diagnóstico precoz de la enfermedad permitirá a su veterinario tratar a su perro con mayor facilidad y menor riesgo, ya que si existen solamente gusanos pequeños (larvas) habrá menos daños internos por lo que el paciente estará en perfectas condiciones para soportar el tratamiento precoz.

Mientras si su perro está libre de la enfermedad existen varios tratamientos preventivos que se pueden adaptar a las necesidades de cada uno y también de cada propietario y así poder evitar que pueda ser contagiado.

Hoy en día existen en el mercado diferentes productos tanto en comprimidos como en pipetas que se aplican en piel, que hacen fácil y posible esta prevención

Las pipetas que nos da el veterinario contienen el fármaco permitiendo su absorción a través de la piel, siendo necesaria una dosis mensual. Para propietarios más cómodos u olvidadizos y para aquellos que poseen varios animales, existe la posibilidad de dar un tratamiento preventivo inyectable que tiene una duración de un año.

 

Debra Mauriello

Fuentes: Frontline – Veterinario Vetersalud