Los Perros Que Viajaban En El Titanic

2e9ace1a-81ce-4c10-bf25-231c5511083c.jpg

Los Perros Que Viajaban En El Titanic | Dogalize

104 años después del misterioso hundimiento del Titanic, recordamos a los perros que se salvaron de morir ahogados en las aguas del Atlántico. Es mucho lo que se ha hablado de las personas que perdieron la vida durante este hecho, sin embargo, poco se ha escuchado sobre sus compañeros de cuatro patas que se encontraban a bordo durante el naufragio.

Según la leyenda, 11 perros viajaban con sus dueños en el buque, no eran muchos, pues únicamente los pasajeros de primera clase tenían la posibilidad de llevar a sus mascotas, pagando un valor exactamente igual al de un niño. El alojamiento era distinto al de los humanos, los perros se ubicaban en la cubierta F, sobre el costado estribor y entre la proa y la popa. Todo tipo de comodidades eran puestas para ellos, tenían grandes jaulas y sistema de calefacción. El encargado del bienestar de los peludos era el inglés John Hall Hutchinson, quien era el carpintero del barco.

Los perros tenían sus paseos matutinos en la cubierta de la popa, donde se ubicaban los pasajeros de tercera clase. El interés por estos animales era tanto, que el capitán Edward John Smith, había planeado para la noche del hundimiento un desfile de perros, en el que se apreciaría cada uno de los ejemplares que transportaba el Titanic.

Cuentan que tres, de los 12 perros que viajaban, sobrevivieron a la tragedia. Entre ellos estaban dos pomeranians y un pekinés. Desafortunadamente, los demás perritos no lograron salir invictos del accidente. Una de la historias más conmovedoras durante el hundimiento es la de Anne Isham, quien se negó a subir al bote salvavidas sin el gran danés que la acompañaba. Cuatro días después del accidente, se encontró el cuerpo de la mujer abrazada a su perro.

Uno de los mitos que surgió días después del accidente es el de un terranova llamado Rigel, quien había ayudado a rescatar a algunas personas atrapadas en el mar. La historia cuenta que los náufragos ya no tenían fuerzas para hacer algún tipo de ruido, para que fueran a su rescate, así que el animal ladró hasta que un buque cercano lo escuchó. Sin embargo, no hay testimonios concretos que verifiquen esta hazaña.

Fuente: 4patas

Foto: schnauzi