Bobby corrió tres kilómetros para llegar al entierro de su dueña

Bobby corrió tres kilómetros para llegar al entierro de su dueña

Corrió tres kilómetros para llegar al entierro de su dueña

Le contamos la tierna y triste historia de Bobby, un perro que perdio su dueña.

El perro siguió el cortejo fúnebre por las calles de la ciudad y se negó a moverse hasta el final de la ceremonia para su amada dueña.

Bobby : un ejemplo de fidelidad

El perro, es desde siempre símbol de fidelidad. Todos los días nuestros amigos de cuatro patas nos lo demuestran. El último ejemplo viene de un pueblo malayo donde el perro Bobby siguió la procesión funeral de su amada amiga humana para darle un último adiós.

Mientras que los coches con el ataúd de la mujer se dirigían hacia el cementerio, Leong Khai Wai, el bisnieto de la mujer, se dio cuenta de que había alguien que estaba siguiendo el cortejo. A lo largo del borde de la carretera corria Bobby quien, con toda su fuerza, los siguió durante más de tres kilómetros.

No está aun claro si alguien trato de ofrecer ayuda al perro, pero el hecho es que Boby llego al cementerio.

En el lugar del entierro el perro estuvo todo el tiempo al lado del ataúd de su dueña y, hasta el último instante fiel a su patrona, se negó a moverse hasta el final de la ceremonia fúnebre.

Cuando el ataúd fue colocado en el agujero, Bobby se quedó allí con una mirada que expresa toda su tristeza.

Tomará tiempo para que el dulce Bobby puede superar el dolor. No se excluye que volverà a ese lugar para saludar a su amiga humana. Ciertamente, como dice el sobrino-nieto del fallecido, el abuelo y el tío decidieron hacerse cargo de Bobby.

Si quieres mas noticias del mundo animal visita el blog Dogalize y enterate de todas la news mas interesante!