El Gato de Schrödinger: la historia del Gato de Schrödinger

El Gato de Schrödinger: la historia del Gato de Schrödinger

El Gato de Schrödinger

Es posible que en algún momento de vuestra vida, hayáis escuchado la historia de “El Gato de Schrödinger”.  Lo que sí es seguro es que en algún momento oyeron y platicaron sobre “El Demonio de Maxwell“. ¿No?  ¿Ninguno?  Bien, la verdad es que para comprender las ideas científicas que involucran al gato de Schrödinger, es necesario ver el trasfondo de todo.  Pero sujétate bien que este será un viaje inusual.

¿De qué se trata?

Ni siquiera intentes irte a Wikipedia para leer una explicación sobre este famoso gato de Schrödinger.  Aquí te lo resumiremos en español para que lo puedas comprender.  Ahí va:  La interpretación de Copenhague sobre el estado dual de la materia con respecto a la mecánica cuántica establece que una partícula se describe como la superposición de dos estados hasta que la observación hace que la partícula se decante por uno de estos estados.  El experimento hipotético de Schrödinger hace ver que esta interpretación no es correcta.  Punto.  Muy fácil, ¿cierto?  Son bromas, estamos jugando contigo.  En realidad es necesario saber un poquito nada más sobre mecánica cuántica.  Daremos otro intento por explicarte el gato de Schrödinger.

La dualidad del gato

Las partículas muy pequeñas, como el electrón (en serio, es muy, pero muy pequeño) se comportan como onda (como las ondas de radio) y también como partícula (como el sillón donde estás sentado).  La pregunta es, entonces, en qué momento se comporta como onda y cuándo como partícula.  En 1927, unos científicos famosos de nombres Niels Bohr, Max Born y Werner Heisenberg dicen, “pues al verlo una vez es onda, pero si lo volvemos a ver puede que veamos una partícula. Es un 50/50.  Pero mientras no lo observamos, está en un estado superpuesto de ambos estados, es decir ni sí ni no.”  Bien, no lo dijeron así, pero esa era básicamente la premisa.

Entonces con lo del gato de Schrödinger este dijo, “supongamos” que meto a un gato en una caja sellada (pobre gatito).  Dentro de la caja meto un aparatito capaz de detectar si hay radiación o no (esto sería un contador Geiger, pero para qué nos complicamos con nombres).  En el caso que haya radiación (esto tiene un 50% de probabilidades de suceder) el detector activa un martillo que romperá un frasco con cianuro, matando al gato. Ahora, como no estamos viendo el gato y no sabemos si hubo radiación o no, dentro de este lapso de digamos, una hora, el gato se encuentra en un estado vivo o muerto a la vez (el estado superpuesto).  Cuando abrimos la caja, el sistema (es decir, el gato) salta a un estado sea vivo, o muerto.  Este “salto” sucedió por causa de que abrimos la caja. ¡Totalmente ridículo!  Obviamente que el gato o estuvo vivo o estuvo muerto dentro de la caja, no en ambos estado simultáneamente.  ¿Ya quedó más entendible, o no?  Y eso, señores es el gato de Schrödinger.

En la cultura popular

Pero como no es nuestra intención darte clases de Física en Dogalize, te diremos que lo interesante sobre el gato de Schrödinger es que es un experimento imaginario ya que nadie lo haría y pues porque es muy obvio el resultado.  De hecho, lo irrisorio del asunto era el punto de Schrödinger.  Si bien no muchos comprenden el experimento, este involucra un gato y pues como los gatos son los reyes del internet…

Pero antes del internet, este famoso experimento se hizo tan famoso que fue objeto de varias interpretaciones y adiciones.   Es como que la agarraron con el pobre gato. Por ejemplo alguien en una novela escribió que “si nunca abren la caja para alimentarlo, eventualmente serán simplemente dos tipos de muerte.”

En la web puedes encontrar varios memes sobre el gato de Schrödinger.  Esperamos que nuestra interpretación te haya servido y pues vale, a probar hacerte un meme tú mismo.

Recuerda que en Dogalize tenemos varios recursos para cuidar a tu mascota.  Obviamente, no sugerimos meter a tu gato dentro de una caja sellada con cianuro y un contador Geiger.  Todo lo contrario!