Enfermedades de los gatos: Periontitis infecciosa felina (FIP)

Enfermedades de los gatos: Periontitis infecciosa felina (FIP)

Periontitis infecciosa felina (FIP): un virus fatal

La periontitis infecciosa felina (FIP) es una enfermedad de consecuencias fatales, se desarrolla exclusivamente en felinos. Se cree que es provocada por el virus del mismo nombre (VFIP), que a su vez es una mutación de otro virus conocido como el coronavirus entérico felino (CVEF), el cual es de características benignas. El VFIP se desarrolla atacando los glóbulos blancos, produciendo una respuesta inflamatorio en los tejijos del gato, llevando casi en todos los caso a la muerte del felino. Es una enfermedad poco común, pero letal.

Periontitis infecciosa felina (FIP): transmisión y síntomas

La periontitis infecciosa felina (FIP) se transmite en la conviven entre gatos, ya sea por las heces, por compartir alimentos, caja de arena u otros. La adquisición del coronavirus es muy común y casi total en espacios de convivencia de muchos gatos, como albergues o lugares de resguardo. Sin embargo adquirir el CVEF, no necesariamente quiere decir que mute en el VFIP. Los gatos con menos defensas (jóvenes o viejos por ejemplo), son los que tienden a producir esta mutación.

Hay 2 tipos de periontitis infecciosa felina (FIP), una de tipo húmeda y otra seca. Ambas generan poco apetito y un peso decreciente, además de fiebre, diarrea y dicteria entre otros. La FIP seca ataca el sistema nervioso, pudiendo producir parálisis, mientras que la de tipo húmeda llena de fluidos el abdomen, generando graves problemas para la respiración del gato.

Periontitis infecciosa felina (FIP): diagnóstico, prevención y tratamiento

El diagnóstico de la periontitis infecciosa felina (FIP) es complicado debido a que cuando aparecen los síntomas más graves, el gato ya está muy débil para aguantar biopsias que es el examen fundamental.
Los exámenes más comunes para confirmar la existencia de este virus, son del sistema nerviosos, de los ojos, para revisar la existencia de líquido en el pecho, o exámenes de sangre. Sin embargo estos exámenes no son totalmente concluyentes, debido a que estos síntomas no son exclusivamente de la FIP, es necesario una revisión exhaustiva del gato. No hay tratamiento de esta enfermedad, más allá de tratar de contener los síntomas inflamatorios.
Los métodos de prevención de la periontitis infecciosa felina (FIP), están relacionado al control de la población de gato con el coronavirus, para evitar que su transmisión. Te recordamos que este artículo tiene una finalidad informativa, de ninguna manera puede suplantar el papel de un veterinario profesional para el cuidado de la salud de tu gato.

¿Quieres conocer otras enfermedades felinas como la periontitis infecciosa felina (FIP)? ¿Buscas más herramientas para cuidar la salud de tu gato? Visita Dogalize e infórmate de todo lo que necesitas saber sobre mascotas.