Tiña en gatos: una enfermedad común en los gatos

Tiña en gatos: una enfermedad común en los gatos

Tiña en gatos

La tiña en gatos es una enfermedad cutánea de los gatos originada por un hongo, el cual puede desarrollarse y contagiarse muy rápido. Aunque es importante recordar que debes evitar la automedicación, y acudir a un veterinario apenas observes una desmejora de la salud de tu mascota, en este artículo te vamos a proveer de datos e información para que tengas la necesaria preparación frente a esta enfermedad felina.

No te pierdas nuestras entradas.

Tiña en gatos: qué es y cómo se contagia

El hongo que provoca la tiña en gatos se llama Microsporum Canis, y también puede afecta a perros e incluso humanos. El mismo afecta el pelo y las uñas además de la piel. El desarrollo de esta enfermedad en los gatos es más probable si este se encuentra en un estado de defensas débiles, causado por una mala nutrición, enfermedades o parásitos que lo haya afectado previamente, el estrés, malas condiciones de vida en general o descuido y poca higiene del ambiente en el que vive. El contagio se produce con el contacto con otro gato que tenga el hongo, o con mantas, comidas, u objetos que haya utilizado previamente el gato infectado. Es más común que la tiña aparezca en gatos pequeños, por su todavía bajas defensas.

Tiña en gatos: síntomas y tratamiento

Los síntomas más comunes de la tiña en gatos son la falta de pelo –o alopecia- en las zonas infectadas, la aparición de costras o algún tipo de descamaciones en los gatos, el frecuente lamido o rascado de las zonas infectadas, entre otros. Es importante saber que el rascado y el lamido ayudan a propagar el hongo por todo el cuerpo, por lo que se debe evitar. También hay que tener en cuenta que es en las extremidades y en las orejas en donde comienza a desarrollarse la infección.

Para aplicar el tratamiento de la tiña en gatos, lo primero que debes hacer es realizar los exámenes necesarios para confirmar que se trata de tiña, o de que ésta no encubra la existencia de otra enfermedad que haya provocado la baja de defensas. Después que un veterinario haya confirmado la presencia del hongo de la tiña, comienza un proceso de limpieza de las zonas afectadas, con productos antisépticos, antiinfecciosos y antifúngicos. Posteriormente se aplican medicamentos presentados como tópicos que curan definitivamente la piel. Es importante la supervisión de todo el proceso por un veterinario, para utilizar las cantidades necesarias por el tiempo exacto, para evitar que vuelva la tiña. La mejor forma de combatir la tiña, es con prevención. Debes tomar las medidas en tu hogar para evitar la aparición de este hongo, para ello el higiene de tu mascota y la limpieza con desinfectantes de tu casa son necesarias.

¿Necesitas más información sobre la salud y los cuidados de gatos y perros? Visita Dogalize y entérate de todo sobre el mundo de las mascotas.