Perro rastreador: un gran animal de caza

Perro rastreador: un gran animal de caza

Perro rastreador

El perro rastreador también conocido como Bloodhound su origen se remonta al medio Oriente Medio. Su entrada en Europa se debe a los caballeros cruzados. Su cría en Europa fue llevada a cabo   por los monjes de la abadía de San Humberto en las Ardenas belgas, de donde recibe su nombre. Su llegada específicamente a Inglaterra fue en 1066 de la mano de Guillermo el Conquistador. Los descendientes del Perro de San Huberto fueron conocidos como “Bloodhound”, refiriéndose a la pureza de su sangre. Aunque la Federación Canina Internacional (FCI) ha reconocido a Bélgica como país de origen.

No te pierdas nuestras entradas.

Perro rastreador: características

El perro rastreador es un singular canino ya que su característica principal es su gran olfato. Se dice que una vez que un perro rastreador identifique un olor jamás lo borra de su mente. Por esto esta clase de caninos han sido utilizados para actividades de caza y de búsqueda policial. Su apariencia es  cuadrada con patas robustas. Su cabeza es muy grande y se destaca su expresión triste y melancólica. Otro rasgo destacado son sus muy largas orejas. Tienen pelo corto y tupido combinado muy habitualmente con grandes manchas oscuras suelen ser negras. La cola es larga y afilada en la punta.

Perro rastreador: carácter

El perro rastreador por su aspecto infunde mucho respeto y algunas ocasiones algo de temor, debido a su tamaño y lo tosco de sus movimientos, sin embargo, es un animal sumamente tranquilo, cariñoso. Tiene movimientos lentos. Es una buena compañía para niños y adultos mayores. Es importante recordar que el su carácter puede variar de acuerdo al trato que se les dé en el ambiente donde se desarrollen. Además de tener mucha energía son extremadamente inteligentes. También tienen uno de los mejores sentidos del olfato de todos los caninos y tienen un instinto de presa muy marcado, por lo tanto, tenerlos entretenidos en ocasiones representa todo un reto.

Cuidados

El perro rastreador debido a su gran tamaño y los pliegues en la piel que tiene este a lo largo de su cuerpo su limpieza es fundamental ya que suele acular mucho sucio. Por este motivo es importante asearlos una vez al mes, limpiar con mucho detenimiento sus grandes orejas y secarlas muy bien. Su alimentación debe estar acompañada de una dieta balanceada y ejercicios ya que pueden aumentar con facilidad de peso. Sacarlos a pasear constantemente es muy importante ya que les permite desestresarse y aumentar su sentido del olfato. Esta raza de perros es sumamente delicada y amerita cuidados constantes en el veterinario, donde se equilibre sus vacunas y una dieta para mantenerlo siempre sano y fuerte. Es una raza sensible y muy sociable, por lo que es necesario mantenerlo siempre al aire libre y que comparta con otros perros.

¿Te gustaría conocer e incluso adoptar un perro rastreador? ¿Quisieras saber más de otras razas de perros o mascotas en general? Visita Dogalize para saber más sobre razas, cuidados e información variada de mascotas en general.