Ojos secos en perros: para conocer y tratar

Ojos secos en perros: para conocer y tratar

Ojos secos en perros

Ojos secos en perros: los ojos de los perros son fundamentales para la vida de un perro. A veces se olvida la importancia que tienen, y se le da prioridad a la preservación del pelaje o de otras partes. El conocido “ojo seco” de los perros es un síndrome con el que se conoce a la enfermedad oftalmológica Queratoconjuntivitis Seca que consiste en una inflamación crónica, que afecta las glándulas lagrimales, la conjuntiva y la córnea del animal. Se trata de un proceso inflamatorio que ocasiona alteraciones en la cantidad y en la calidad de la producción de lágrimas, lo que puede provocar déficit de lágrima, baja calidad del fluido lagrimal y una distribución desequilibrada de las lágrimas en la estructura ocular.

Todo lo anterior trae como consecuencia la deficiencia en la humectación protectora del ojo. El avance de la enfermedad hace que la estructura ocular quede cada vez más vulnerable. De no ser tratada a tiempo, puede llevar a la ceguera o a daños irreversibles a la visión. Lo mejor en estos casos es tener una revisión frecuente de las necesidades del animal, y procurar que el médico veterinario examine cada cierto tiempo sus ojos.

No te pierdas nuestras entradas.

Ojos secos en perros: síntomas

Los ojos secos en perros pueden producir varios signos que nos ayuden a identificar qué tiene el animal Generalmente los perros con ojos secos presentan:

  • Molestia o picazón en la zona ocular.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Secreción mucosa con o sin pus en uno o ambos ojos.
  • Parpadeo frecuente y permanente.
  • Intentos de rascar permanentemente la zona ocular.
  • Inflamación de la córnea.

Ojos secos en perros: ¿qué hacer?

Lo mejor será no esperar que algo esté mal para atender la emergencia. Obviamente la revisión preventiva será útil para evitar que esto suceda. Revisar los globos oculares de tu perro es necesario.

Por otro lado, la limpieza de los ojos de los perros es una rutina importante. Asegúrate de tener las manos limpias antes de hacerlo. Apenas se noten las primeras señales de cuidado, como lagrimeos constantes, lagañas verdes o secreciones verdosas o amarillentas son señales de cuidado que hay que atender: posiblemente sean una infección. Se debe llevar al perro al médico veterinario a la brevedad posible para que sea atendido.

No mediques a tu perro: los ojos caninos requieren un cuidado especial cuando presentan ojos secos. Aunque la limpieza de los ojos de tu perro es algo que puedes realizar en casa, en caso de ojos secos, se debe tener cuidados ya que una sustancia incorrectamente proporcionada podría causar daños permanentes en la mascota. Lo mejor será esperar las indicaciones del especialista canino.

¿Quieres saber más sobre cuidados animales? Entra en Dogalize y conoce mucho más del tema.