Trastorno obsesivo compulsivo en gatos: causas y tratamiento

Trastorno obsesivo compulsivo en gatos

El (TOC) trastorno obsesivo compulsivo en gatos es una patología que puede afectar la salud de algunos felinos. Se trata de una enfermedad caracterizada por  la manifestación de estereotipias, es decir, movimientos o conductas rituales repetidas en el tiempo, incontroladamente, sin finalidad aparente y fuera de todo contexto. El comportamiento compulsivo hace que el gato se produzca a sí mismo, por ejemplo, una dermatitis por lamido, la cual suele presentarse en la parte inferior de los miembros, tanto delanteros como traseros. El TOC puede afectar a cualquier gato, sin distinción de raza ni de sexo, aunque se afirma, según los expertos felinos, que esta dolencia está asociada al miedo y a la ansiedad.

Trastorno obsesivo compulsivo en gatos: causas y características

En el caso del TOC en gatos, las causas más frecuentes para este trastorno son somáticas, es decir, alteraciones neurobiológicas o factores genéticos. Sin embargo, lo normal es que el tipo de vida del gato se asocie al problema. Gatos que han sido destetados precozmente, que carecen de estimulación ambiental, que tienen poca interacción con los dueños, que se le castigue inadecuadamente, que sufra intensas situaciones estresantes,  o que haya cambios bruscos y rotundos en su ambiente, como mudanzas o nuevos miembros en el seno familiar.

Otras veces los dueños podrían fomentar involuntariamente el comportamiento compulsivo del felino, especialmente al calmar una conducta inadecuada: el gato interpreta esto como una recompensa, lo que produce el efecto contrario. Esto debe tomarse muy en cuenta.

Para el diagnostico de un TOC en gatos, los médicos veterinarios realizan un examen clínico descartar endocrinopatías, enfermedades infecciosas o degenerativas, traumatismos o patrones de comportamiento alterado. La importancia del tratamiento es fundamental, ya que derivará en un tratamiento adecuado para el gato.

Entre los trastornos compulsivos frecuentes en el gato están:

  • Succión y/o masticación de tejidos.
  • Hiperestesia de la piel.
  • Sobreatusado o alopecia psicogénica felina.
  • Estereotipias mixtas.

Trastorno obsesivo compulsivo en gatos tratamiento

En primer lugar, es vital que el dueño del gato sea consciente de que su colaboración es imprescindible. Cargarse de una buena dosis de paciencia ayudará enormemente. La familia que conviva con la mascota también debe sensibilizarse y apoyar. En caso de un TOC, es necesario hacer algunos cambios en su entorno, dependiendo del tipo de comportamiento.

No te pierdas nuestras entradas.

La salud mental del animal debe mantenerse estable, y la mejor manera de hacerlo es a través de rutinas saludables: actividades, ejercicios, juegos con juguetes para gatos, ambiente con pocos sobresaltos. Esto hará que el felino se sienta en armonía con el lugar en que vive.

En algunos casos, si el médico lo determina, es prudente recurrir a la terapia psicofarmacológica. Esto hará que el animal tenga menores niveles de ansiedad y un sueño más relajado, tanto para él como para dueños y familiares. El médico puede recomendar pautas especiales para que los cuidados en casa tengan características específicas y se pueda tratar al animal con los refuerzos correctos.

¿Quieres saber más sobre cuidados felinos? Entra en Dogalize y conoce más.